Fondo MI VIVIENDA

NOTICIAS DEL SECTOR

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) aprobó el Protocolo Sanitario del Sector Vivienda, Construcción y Saneamiento para el inicio gradual e incremental de las actividades en la Reanudación de las Actividades, que detalla las responsabilidades y las disposiciones que se debe cumplir en todos los proyectos de construcción a nivel nacional.

El protocolo, aprobado mediante la Resolución Ministerial N° 087-2020-VIVIENDA, publicada hoy en el diario oficial El Peruano, establece que los actores del proceso edificatorio deben elaborar un “Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo”, bajo el criterio de los lineamientos del MINSA y el protocolo del MVCS.

Cabe precisar que este documento es complementario a los Lineamientos para la Vigilancia de la Salud de los Trabajadores con Riesgo de Exposición al COVID-19, aprobados por el Ministerio de Salud (MINSA), y deja sin efecto los Lineamientos de Prevención y Control Frente a la Propagación del Covid-19 en la Ejecución de Obras de Construcción, que el MVCS había aprobado mediante Resolución Ministerial N° 085-2020-VIVIENDA.

El protocolo establece que los responsables de hacer cumplir las medidas preventivas deben realizar evaluaciones de descarte y registrar los datos de todas las personas que ingresan a una obra.

Asimismo, se debe garantizar el distanciamiento social, dotar de productos sanitarios y de desinfección, e implementar alternativas de transporte para el personal. Y si en caso los trabajadores debieran movilizarse en servicio de transporte público, escalonar el horario de ingreso por intervalos no menores de 30 minutos.

Las medidas preventivas se realizarán diariamente en las zonas dispuestas para el control previo, el control de desinfección, el control de vestuarios y la zona de trabajo propiamente dicha.

El personal externo a una obra, sean proveedores, subcontratistas o visitas, también deberán pasar por un estricto control.

De confirmarse algún caso positivo, se identificará todas las áreas donde haya estado la persona contagiada en las últimas 72 horas, y se procederá a suspender los trabajos en dichas áreas y la utilización de los materiales, equipos y herramientas con los que estuvo en contacto el trabajador, en tanto no se desinfecten. Asimismo, el hecho se reportará a través del portal del Sistema Integrado de COVID-19 (SICOVID-19). Una vez desinfectadas las áreas, se reiniciarán las obras en las mismas.

Proyectos priorizados

El MVCS también publicó la Resolución Ministerial 089-2020-VIVIENDA, que aprueba los “Criterios de focalización territorial y la obligatoriedad de informar incidencias”, en los cuáles se detalla los proyectos inmobiliarios incluidos en la fase 1 de la reanudación de actividades económicas, que son los que están en fase de excavación, estructura y acabados, y viviendas en el ámbito rural.

La norma prioriza los proyectos que están ubicados en zonas geográficas con menor exposición al COVID-19; y en zonas rurales, a las obras que beneficien a los centros poblados con mayor vulnerabilidad a infecciones respiratorias.

Las empresas que cumplan los requisitos solicitarán, a través de la plataforma virtual para trámites del MVCS, la reanudación de ejecución de la obra. En 5 días hábiles, el MVCS revisará que se cumplan todos los requisitos y dará opción a subsanar algún faltante en 3 días hábiles. De no cumplirse, la solicitud será archivada.

Luego de completar la documentación, se informará a través de un correo la reanudación del proyecto inmobiliario, comunicando a las autoridades sanitarias, los gobiernos locales, y la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL), para la fiscalización y supervisión correspondiente. Una vez obtenida la autorización, el solicitante generará un usuario y clave en el sistema integrado COVID-19. Al día siguiente del registro, el proyecto podrá reiniciar sus labores.

Asimismo, los responsables de las obras se comprometen a través de una declaración jurada a informar a las autoridades competentes sobre las incidencias en la detección de casos de COVID-19.